X

EL ESTRUENDO MUDO DEL MAR

El diseño de sonido de Solo se basó en la idea de crear un paisaje sonoro lleno de contrastes aunque el escenario fuera siempre el mismo: una cala en Fuerteventura. En lugar de dejar que la presencia constante del ruido del mar y del viento de la playa perdiera fuerza por convertirse en elementos monótonos, los modulamos como amenazantes o en calma según el momento dramático. Con Hugo Stuven, el director, trabajamos en crear un paisaje sonoro molto espressivo, con contrastes muy violentos; llegando, incluso, a silencios que -lógicamente- no había. El objetivo era que el sonido jugara su papel dramático llevándonos desde escenas casi irreales por lo silenciosas hasta escenas en las que irrumpe la escucha real, acompañando con vaivenes sonoros las sensaciones del protagonista.

En lo técnico trabajamos combinando 3 sistemas de espacialización: DOLBY ATMOS, AMBISONICS y DSpatial. Los ambientes los grabó Iván Marín en sonido directo en AMBISONICS y los colocamos en ATMOS junto a otros ambientes de playa que no fueron grabados en esa cala. Para amalgamarlos usamos una reverb de DSpatial, con salida 7.1.2, que permite aprovechar toda la riqueza del ATMOS, y utilizamos un preset -que ajustamos con Pepe Pleguezuelos, el mezclador- para dar la sensación de una cala con la pared de acantilado detrás. Para los momentos que queríamos dar la escucha subjetiva del personaje hicimos muchísimas grabaciones bajo el agua. El proceso de mezcla lo hicimos en los estudios de Ad Hoc.

Un trabajo de los que se disfrutan, gracias a todos los que lo compartieron.